Un arzobispo y un sacerdote explican cómo practicar el perdón en el mundo actual

El Evangelio del domingo 13 de septiembre que trató sobre la medida del perdón, alentó al Arzobispo de Santiago de Chile y a un sacerdote en Argentina a reflexionar sobre cómo se podría practicar esta enseñanza en el tiempo actual.

Mons. Calestino Aós, Arzobispo de Santiago, precisó que “andar por la vida con el corazón lleno de rencor, lleno de rabia por lo que nos hicieron, es mala cosa” por eso Jesús enseña que “perdonar es construir”.

“Jesús nos invita a que con humildad recemos ‘perdónanos así como nosotros perdonamos’” y “si hoy no consigo perdonar” hay que pedir a Jesús que conceda su gracia para perdonar, aunque sea mañana. 

“¿Hay muchas cosas que perdonar en Chile? ¿Hay muchas cosas que perdonar en la Iglesia? ¿Tiene usted muchas cosas que perdonar?”, preguntó Mons. Aós.

“Para construir, allí donde otros destruyeron, allí donde a usted lo hirieron, usted no tiene justificación para decir ‘yo voy a herir a otros’, sino todo lo contrario, yo voy a aprender a no hacer esto, porque eso hiere, eso daña y porque eso ofende a Dios”, agregó.

Mons. Aós alentó a pedir a Dios “que nos ayude a perdonar” porque Él es “Dios de misericordia y de perdón”.

“En este tiempo nuestro tan crispado, tan dolorido por la violencia, por el rencor, por la rabia”, “por esa justicia que a veces se disfraza de venganza, en una sociedad inmisericorde, donde se condena tan fácil al otro”, “a usted y a mí el Señor nos dice que tenemos que perdonar una, siete y setenta veces siete”.

“Pero que solos no lo vamos a lograr, que necesitamos la gracia del Señor, necesitamos rezar, necesitamos participar en los sacramentos”, concluyó.

En tanto, el P. Christian Viña, párroco del Sagrado Corazón de Jesús, de Cambaceres en Buenos Aires, explicó que el coronavirus que ha obligado al “confinamiento, la casi prisión domiciliaria y el derrumbe económico” en el país, “ha potenciado viejos rencores y odios aún no curados”.

“Nuestra sociedad sigue agrietada, con distintos bandos en pugna. Y, humanamente hablando, poco puede esperarse de reconciliación”, lamentó el sacerdote.

“Dios ha sido desterrado de todos los planes de gobierno; de todo proyecto económico; de cualquier programa educativo y cultural y duele decirlo, ha sido expulsado de no pocos hogares, en otros tiempos creyentes”.

El sacerdote manifestó que aún se escuchan expresiones como “ni olvido ni perdón”, protagonistas en tiempos complejos de la historia del país, pero “lo que se necesita es, precisamente, olvido y perdón; borrón y cuenta nueva, para pasar esa página dolorosa, y dejar de ver la historia reciente con una mirada revanchista, sesgada e ideológica”.

“No llegarán esos anhelados días de paz si se insiste en la sed de venganza. Mucho menos cuando, incluso, se hace de aquella tragedia como lo hacen algunos un buen negocio”, sostuvo el P. Viña. 

“Es imprescindible que reconozcamos nuestros pecados, que dejemos de buscar fáciles excusas en los pecados ajenos y que a la hora de perdonar, tengamos a mano, casi como jaculatoria el ¡Setenta veces siete!”, alentó el P. Viña.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets