Artículos Recientes

Este 17 de mayo, las Naciones Unidas “celebran” el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y la Biofobia, una fecha caracterizada por la promoción de la agenda LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales). Pero, ¿qué son realmente estas “fobias”?

Marcial Padilla, director de ConParticipación, dijo a ACI Prensa que, en realidad, el “día contra la homofobia es una herramienta más que utilizan” los grupos LGBTI “para intentar imponer una reingeniería social a través de la manipulación del lenguaje”.

El líder profamilia mexicano indicó que en México, “el día contra la homofobia nació en el 2011 bajo el nombre de ‘día de la tolerancia’, ya que trataba de ayudar a las personas a convivir. Sin embargo, este día fue manipulado y le introdujeron las denominadas ‘fobias’”.

Estas ‘fobias’ se usan para imponer una forma de pensamiento. Lo que hacen estas fobias ideológicas es castigar a quienes digan que nacemos hombre o mujer, que el hombre y la mujer están hechos el uno para el otro y que de esa unión nace la vida”, continuó.

Padilla aseguró que, como ciudadanos, “debemos rechazar totalmente cualquier manipulación y reingeniería social por medio del lenguaje”.

Por otra parte, dijo que “lo que debemos hacer es rescatar las causas justas que son manipuladas de forma injusta”.

“Sí es justo buscar que las personas sean acogidas sin importar lo que sientan o su situación emocional. Todos tenemos que tener acceso al trabajo, salud, vivienda y educación”, destacó.

El presidente de la ONG Más Vida, Raúl Magnasco, señaló que los “grupos de poder que se han formado detrás de los lobbies LGTB”, son los que “impulsan tales cosas como la homofobia, pero en realidad lo hacen por unos intereses de fondo”.

En el manual diagnóstico y estadístico de las enfermedades mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, DSM) de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría no se encuentra clasificadas la homofobia, transfobia y bifobia como trastornos o enfermedades.

Origen de la palabra “homofobia”

Según la Real Academia Española la homofobia significa “aversión a la homosexualidad o las personas homosexuales”.

El término “homofobia” fue introducido por George Weinberg, un psicólogo estadounidense que acuñó el término en 1965 y luego lo inmortalizó en su libro de 1972 “Society and the Healthy Homosexual” (La sociedad y el homosexual saludable).

El cofundador de Gay Activists Alliance (Alianza de Activistas Homosexuales), Arthur Evans, admitió en un artículo titulado The Logic of Homophobia (La Lógica de la Homofobia) que la palabra fue inventada por Weinberg porque era un “amigo” de la comunidad que “asistía regularmente”.

Adblock test (Why?)

El gran San Felipe Neri nació en Italia en el año 1515. Es patrono de educadores y humoristas, así como también fundador del Oratorio en Roma. Se le conoce por tener el don de la curación, de la profecía y porque podía leer los pensamientos.

El P. Felipe solía organizar conversaciones espirituales con niños y jóvenes, que terminaban con la adoración al Santísimo. Esas reuniones comenzaron a hacerse conocidas entre la gente, que empezó a llamar a los concurrentes “oratorianos”, ya que San Felipe las convocaba tocando la campana para rezar en su oratorio.

De allí, posteriormente, nacería la Congregación del Oratorio.

En una ocasión la Virgen María se le apareció para consolarlo en medio de una enfermedad que lo aquejaba.

La Madre de Dios le concedió el milagro de quedar definitivamente curado. Siendo él mismo un hombre íntegro, caracterizado por la sencillez, una alegría serena y la humildad, recibió el don de curar a otros.

Cercanos a su fiesta que se celebra cada 26 de mayo, recordando un poco de su historia y doctrina, te presentamos una novena de preparación:

Etiquetas: Santos, Novenas

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Adblock test (Why?)

Cada 17 de mayo la Iglesia celebra a San Pascual Bailón, fraile franciscano del s. XVI que destacó por su inmenso amor a Jesús Eucaristía. Fue tan grande ese amor y tal la dedicación que Pascual le tuvo a Cristo Sacramentado -horas y horas dedicadas a contemplarlo- que el Papa León XIII, el 28 de noviembre de 1897, lo declaró “Patrono de los Congresos Eucarísticos y de las asociaciones eucarísticas”.

Dios se muestra a los más pequeños y sencillos

Aunque el buen Pascual apenas sabía leer y escribir, fue capaz de expresarse con gran elocuencia en torno a la presencia de Jesús en la Eucaristía; algo que debe ser subrayado doblemente puesto que sus tiempos fueron los de la propagación de las ideas de la Reforma Protestante. El Protestantismo, queriendo liberar el espíritu humano de supuestas cargas innecesarias, se dejó conducir por un escepticismo que arrasó con dones preciadísimos, indispensables para la salvación, como son los correspondientes al sacramento eucarístico.

En lo que a Pascual respecta, siendo solo un hermano lego, confirmó a sus hermanos en la fe, enseñándoles cómo al negarse el milagro de la Eucaristía se imponen graves distorsiones a la comprensión del amor divino. Dios le regaló a Pascual eso que se conoce como “ciencia infusa”, es decir, la adquisición de un vasto conocimiento teológico por acción del Espíritu, sin mayores estudios. El fraile sorprendía constantemente a quienes le escuchaban, o solían realizarle preguntas complejas, con acuciosas e iluminadoras respuestas. Dios hizo en él lo mismo que con muchos hombres y mujeres sencillos, quienes han recibido este don a lo largo de la historia de la Iglesia para beneficio y edificación de los corazones que aman al Señor, y para aleccionamiento de quienes, instruidos debidamente, creen haber penetrado en el misterio divino, olvidando su profundidad y gratuidad.

La Pascua del Espíritu Santo

Pascual Bailón nació en Torrehermosa en el reino de Aragón (España), el 24 de mayo de 1540. El día de su nacimiento coincidió con la fiesta de Pentecostés, llamada en España "la Pascua del Espíritu Santo”, por lo que recibió el nombre “Pascual”.

Sus padres fueron campesinos y labradores, y él también se dedicó a esta noble labor entre los siete y los 24 años, hasta que ingresó al convento de los frailes menores (franciscanos) de Albatera.

Debido a su poca instrucción, le fueron asignados oficios muy sencillos: portero, cocinero, mandadero y barrendero. Su tiempo libre lo dedicaba a la adoración Eucarística, puesto siempre de rodillas con los brazos en cruz. Por las noches regresaba a la capilla y pasaba unas horas más ante el Santísimo Sacramento, dormía un rato para luego levantarse y continuar su adoración de madrugada, antes de volver a las labores cotidianas.

El milagro de la “Ermita de la Aparición”

En la pedanía de Orito, Monforte del Cid (España), se encuentra la "Ermita de la Aparición". En ese lugar, que puede ser visitado hoy, San Pascual tuvo una visión de Jesucristo presente en la Eucaristía. Este hecho fue tremendamente significativo para la vida del santo. Aquel encuentro con el Señor sacramentado, de manera personalísima, le infundió un deseo inmenso por orientar a otros a las alturas del espíritu, ahí donde todo el amor de Dios se concentra en el sencillo Pan, alimento de vida eterna. Este hecho sirvió para que la Iglesia nombrara a Pascual “patrón de los congresos eucarísticos”.

Apóstol de la Eucaristía

Alguna vez se le confió llevar un mensaje -una carta oficial- al general de la Orden franciscana, que se encontraba en París. Pascual hizo de aquel viaje una oportunidad para anunciar el Evangelio y compartir la alegría que llenaba su corazón, aún con dificultades. Dijo de él el Papa León XIII: “Abiertamente profesó la verdad de la Eucaristía entre los herejes y, por ello, tuvo que pasar por graves pruebas” (Breve apostólico Providentissimus del Papa León XIII). Muchos, a través de San Pascual, se convirtieron y se acercaron a Dios.

San Pascual Bailón falleció el 15 de mayo de 1592, Domingo de Pentecostés. Abundantes fueron los testimonios de los milagros que se obraron después de su muerte gracias a su intercesión.

El santo franciscano fue beatificado el 29 de octubre de 1618 por el Papa Pablo V, y canonizado el 16 de octubre de 1690 por el Papa Alejandro VIII. Su culto floreció sobre todo en su tierra natal (la región alicantina de Orito, Monforte del Cid, Elche, Alicante, Novelda, Aspe, Crevillente, la Vega Baja y el pueblo de Villarreal) y en el sur de Italia, pero también se difundió ampliamente en el resto de España y América del Sur.

La cocina de San Pascual

Un dato curioso, relacionado con América, ha hecho de San Pascual el “patrono de la cocina”.

En tiempos del virreinato de Nueva España (los territorios del Nuevo Continente anexados a la Corona) se difundió una hermosa tradición. Las cocineras de la época solían encomendarse a San Pascual como el “santo protector de los fogones y de los accidentes en las cocinas”. La cultura popular perennizó la costumbre de mencionarlo en frases o refranes, al modo de oraciones como esta: “San Pascual Baylón, báilame en este fogón. Tú me das la sazón, y yo te dedicó un danzón”. Hoy, en algunos lugares se sigue ofreciendo el premio San Pascual Bailón a los mejores cocineros.

Puedes encontrar más información sobre este santo en la Enciclopedia Católica: https://ec.aciprensa.com/wiki/San_Pascual_Bailón.

Más información:

Adblock test (Why?)

En la mañana de este lunes 16 de mayo, el Papa Francisco recibió en audiencia a los rectores de 13 universidades públicas de Roma y del Lacio, región situada en el centro de Italia.  

Tras darles la bienvenida, el Papa Francisco defendió que las universidades “en este momento histórico concreto tienen encomendada una tarea de gran responsabilidad”. 

En esta línea, el Papa recordó los años de la pandemia y “la tercera guerra mundial en pedazos de Europa” a la que ha hecho referencia más de una vez.  

El Santo Padre definió esta situación como “un reto que tiene una fuerte implicación cultural, intelectual y moral” y aseguró que “este escenario se presenta ante las generaciones más jóvenes, con el riesgo de generar un clima de desánimo y desconcierto, de pérdida de confianza, y lo que es peor, de adicción”. 

Por ello, el Papa Francisco defendió la necesidad de realizar una “inversión educativa” ya que “es verdaderamente importante el servicio que puede prestar la universidad; que ustedes y las universidades que representan, cada una con sus propias características, pueden aportar para repensar y adaptar nuestros modelos de desarrollo, reuniendo las mejores energías intelectuales y morales”, dijo el Papa a los rectores.  

“Los estudiantes no se conforman con la mediocridad, con la mera repetición de datos, ni siquiera con una formación profesional sin horizonte”, dijo el Papa a continuación. 

Asimismo, el Pontífice animó a los presentes a “escuchar a los estudiantes” y destacó la importancia de “formar a jóvenes capaces de aportar algo nuevo al mundo del trabajo y de la sociedad, para formarlos también en el respeto a uno mismo, en el respeto al prójimo, a la creación y al Creador”. 

“En la promoción de la excelencia en los estudios y la investigación, les pido que estén atentos para que todos los que lo merecen y carecen de medios puedan ejercer plenamente su derecho al estudio y la formación”, pidió el Papa. 

“Espero que las suyas sean comunidades vivas, transparentes, activas, acogedoras, responsables, en un clima fructífero de cooperación, intercambio y diálogo, valorando a todos y cada uno”, dijo a continuación. 

Además, el Papa Francisco recordó en Jubileo que se celebrará en el año 2025 y destacó que “que sólo tres años después de la primera celebración del Jubileo, en 1300, se estableció el Studium Urbis, para mostrar en la práctica y reafirmar la relación nativa entre la Iglesia y la institución universitaria, una de las expresiones más antiguas y paradigmáticas de la civilización europea, que luego se desarrolló en todo el mundo”. 

“Esta antigua y consolidada relación -continuó el Papa Francisco-, en distinción y cooperación, estamos llamados a desarrollarla y continuarla en la construcción responsable y sostenible de vías de desarrollo”. 

“El lema del próximo Jubileo de 2025, ‘Peregrinos de la esperanza’, puede expresar entonces este compromiso convergente, hacia objetivos compartidos de vida, bondad y fraternidad”, concluyó.  

 

Adblock test (Why?)

El Ministerio Amigos de Jesús y María, un apostolado del Centro por la Paz de Florida, realizará un taller para enseñar cómo preparar a los niños a rezar el Santo Rosario.

El taller lo realizará, a través de la plataforma de conferencias virtuales Zoom, el equipo evangelizador de este ministerio con sede en Panamá, desde las 9:00 a.m. hasta las 12:30 p.m. (hora de Panamá).

El Centro por la Paz de Florida (Florida Center for Peace, en inglés) ha sido reconocido como una asociación privada de fieles por la Arquidiócesis de Miami, donde se encuentra su sede principal. Actualmente la organización cuenta con presencia en 20 países.

En un comunicado remitido a ACI Prensa, el Ministerio Amigos de Jesús y María explicó que este taller responde a su proyecto de “Nidos de Oración”, dirigidos a niños de entre 3 y 12 años.

En estos “Nidos de Oración”, señaló, los guías “animan a los pequeños a orar y meditar la vida de Jesús a través del rezo del Santo Rosario y el evangelio dominical”.

También enseñan a los más pequeños de casa a “adorar el Santísimo Sacramento y consagrarse a la Virgen María, después de prepararse junto a su familia, utilizando  abundante material didáctico de acuerdo con las diferentes edades de los niños”.

Para participar en el taller, puede registrarse en el formulario: https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSeaw4BTpQhI1ZEgw9KwiHL52oROOyKTnzibzeNhDOKhNMZUpQ/viewform

Adblock test (Why?)

El Papa Francisco recibió esta mañana a los miembros de la Fraternidad Política Chemin Neuf, a quienes animó a vivir la política de forma cristiana, “acogiendo al otro y aceptando su diferencia, en un diálogo respetuoso”. 

En su mensaje dirigido a los presentes, el Papa aseguró que “la política es encuentro, reflexión, acción y ante todo un arte del encuentro”.  

A continuación, el Papa Francisco afirmó que, como cristianos, no podemos contentarnos “con un diálogo superficial y formal, como esas negociaciones a menudo hostiles entre partidos políticos”.  

“Estamos llamados a vivir el encuentro político como un encuentro fraterno, especialmente con aquellos que están menos de acuerdo con nosotros; y esto significa ver en aquel con quien dialogamos a un verdadero hermano, a un hijo amado de Dios”. 

Para lograr esto, el Papa aseguró que es necesario “un cambio de mirada hacia el otro, un respeto acogedor e incondicional hacia su persona”.  

“Si no se produce este cambio de mentalidad, -advirtió el Papa-, la política corre el riesgo de convertirse en una confrontación, a menudo violenta, para hacer triunfar las propias ideas, en una búsqueda de intereses particulares en lugar del bien común, en contra del principio de que la unidad prevalece sobre el conflicto”. 

 Para el Santo Padre, la política desde una visión cristiana “es también reflexión y la formulación de un proyecto común”, donde se busca el bien común y no solamente existe “una confrontación de intereses contrapuestos”. 

“Todo ello es posible teniendo como brújula el Evangelio, que aporta al mundo una visión profundamente positiva del hombre amado por Dios”, dijo a continuación. 

El Papa Francisco también explicó que “la política es acción” y que como cristianos “tenemos que comparar siempre nuestras ideas con la profundidad de la realidad, si no queremos construir sobre arena que tarde o temprano acaba derrumbándose. No olvidemos que la realidad es más importante que la idea, no se puede hacer política con la ideología”. 

 Por último, el Papa habló de la importancia del “asombro”, aquello que “hace sentir que estoy en Jesús, con Jesús. El asombro de ver la grandeza del Señor, la grandeza de su Persona, la grandeza de su programa, de sentir la grandeza de las Bienaventuranzas como programa de vida. Y luego el recuerdo, la esperanza, el asombro. El pasado, el futuro y el presente: no hay futuro sin el presente, y no hay esperanza sin asombro”, concluyó. 

 

Adblock test (Why?)

Este lunes 16 de mayo, el Papa Francisco se reunió en el Vaticano con los participantes del Capítulo General de los Camilianos, la Orden de los conocidos como Ministros de los Enfermos. 

En su discurso, el Santo Padre advirtió que “nuestro tiempo está marcado por un individualismo y una indiferencia que generan soledad”, una situación que hace que “se desechen tantas vidas”. 

Más tarde, el Papa Francisco aseguró que “la respuesta cristiana no está en la observación resignada del presente ni en el lamento nostálgico del pasado, sino en la caridad que, animada por la confianza en la Providencia, sabe amar su tiempo y, con humildad, da testimonio del Evangelio”. 

Tomando como ejemplo a San Camilo de Lelis, fundador de la Orden, el Papa animó a los presentes “a mirar la realidad del sufrimiento, la enfermedad y la muerte con los ojos de Jesús”, algo que “requiere una dócil apertura al Espíritu Santo, que es el alma de todo dinamismo apostólico”. 

A continuación, el Papa Francisco destacó dos dimensiones esenciales de la vida cristiana; “el deseo de un testimonio extrovertido y concreto hacia los demás y la necesidad de entenderse a sí mismo según los cánones de la pequeñez evangélica”. 

“Por eso, os invito a extraer siempre de nuevo la sabiduría de las Bienaventuranzas, para llevar, con mansedumbre y sencillez, la buena nueva a los pobres y a los últimos de hoy”, dijo el Papa Francisco. 

Además, aseguró que "el bien que se da a una hermana o a un hermano que sufre es un don que se da al mismo Jesús", y que aquello "que se vive y se ofrece cada día con alegría, aunque sea invisible a los ojos del mundo, no se pierde nunca, sino que, como una semilla caída en la tierra, germina y da fruto”. 

También animó a los presentes a no descuidar “el recuerdo del primer amor con el que Jesús conquistó su corazón”, refiriéndose a la llamada de Jesús a la vocación para “renovar siempre su elección de vida consagrada desde las raíces”. 

“Os animo a colaborar con el Espíritu Santo en la búsqueda de todos los modos de vivir su carisma de misericordia, valorando también de las formas más oportunas la colaboración con los laicos, en particular con los agentes sanitarios. Cultivar entre vosotros y con todos la espiritualidad de la comunión os ayudará a discernir mejor lo que el Señor quiere de vosotros”, defendió el Papa Francisco. 

Por último, el Pontífice agradeció a los Padres Camilianos su servicio a la Iglesia y subrayó que “si  queremos ofrecer a la gente un buen ‘hospital de campaña’, donde los heridos puedan encontrarse y sentir la cercanía y la ternura de Cristo, no podemos prescindir del carisma de San Camilo de Lelis”.  

“Les corresponde dar sus manos, sus pies, su mente y su corazón a este don de Dios, para que siga suscitando las obras de Dios en nuestro tiempo”, dijo por último el Papa Francisco.

Adblock test (Why?)

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets