Mons. Munilla señala cuáles son los pilares de la vida del cristiano

El Obispo de San Sebastián, España, Mons. José Ignacio Munilla Aguirre, afirmó que los pilares de la vida del cristiano son las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad.

En la homilía de la Misa que celebró este lunes 12 de octubre en la catedral de San Sebastián con motivo de la fiesta de la Virgen del Pilar, patrona de la Hispanidad, Mons. Munilla señaló que esta fiesta lleva al cristiano a plantearse cuáles son los pilares sobre los que se fundamenta la vida del cristiano, “y es importante ver si los cimientos de nuestra vida, si los pilares de nuestra vida están bien fundamentados”.

“Dicho de otra manera, como dice el Evangelio: ¿Hemos construido sobre roca nuestra vida o la hemos construido sobre arena?”. Explicó que en la oración colecta de este día se da la respuesta: “los pilares de nuestra vida sobre los que se edifica nuestra existencia son las tres virtudes teologales”.

“Lo fundamental son las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. Por eso, la oración colecta de hoy apunta al centro, apunta a lo sustancial, y dice: ‘Dios todopoderoso y eterno, que en la gloriosa madre de tu hijo has concedido amparo celestial a cuantos la invocan con la secular advocación del Pilar, concédenos’, estas son las tres peticiones que se hacen, ‘concédenos, primero: fortaleza en la fe; segundo: seguridad en la esperanza; tercero: constancia en el amor’”.

Mons. Munilla hizo hincapié en que esta oración colecta “es como una oración que se hace por la intercesión de la Virgen del Pilar que pide por lo sustancial, lo principal, las tres virtudes teologales como pilares sobre los que se funda nuestra fe”.

“Esta advocación del Pilar, la Virgen sobre ese pilar, está significando esto: Fortaleza en la fe, porque también tendremos caminar por ‘noches oscuras’, las noches oscuras de la fe. Sí, también la fe, a lo largo de una vida, tiene sus claroscuros, y en los momentos de prueba será decisivo esa fortaleza de la fe, no reducir la fe a mero sentimentalismo, porque a veces confundimos la fe con un sentimentalismo. El justo vivirá en la fe y habrá momentos de prueba en los que pediremos fortaleza en la fe”.

Segundo: “seguridad en la esperanza. Dice San Pablo: Sé de quién me he fiado. Estoy firmemente convencido de que Él tiene poder para llevar a término lo que hemos comenzado. Sé de quién me he fiado. Sé distinguir entre esperanza, esperancillas, y Esperanza con mayúsculas”.

“La esperanza, las esperancillas pequeñas, las podemos relativizar, no estamos seguros de ellas. Pero la esperanza, con mayúscula, la de que Dios sabe más y al final Él nos espera, pedimos seguridad en ello”.

Por último, “constancia en el amor, porque a veces hemos tenido muchas decepciones a lo largo de la vida, hemos intentado hacer el bien, nos han devuelto con otra moneda muy distinta y uno puede estar tentado de pensar: ‘¿Merece la pena esto?’. Pues siempre merece la pena amar y servir. Luego: constancia en el amor”.

Mons. Munilla concluyó su homilía insistiendo: “¿Cuáles son los pilares sobre los que se funda nuestra vida?: Las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. A Santa María del Pilar le pedimos fortaleza en la fe, seguridad en la esperanza y constancia en el amor”.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets