Planned Parenthood obtiene más fondos públicos, pese a esfuerzos para desfinanciarlo

Los informes anuales recientes muestran que la financiación federal para la multinacional del aborto Planned Parenthood ha aumentado, a pesar de los esfuerzos del Gobierno de Estados Unidos para desfinanciar a la entidad en los últimos cuatro años. 

Un experto en el financiamiento de la atención médica le dijo a la CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– que sin la acción del Congreso, los responsables de la formulación de políticas a favor del aborto pronto podrían poner a disposición nuevas vías de financiamiento federal para proveedores de este tipo de servicios. 

Durante su campaña presidencial, Donald Trump asumió una serie de compromisos con los provida en septiembre de 2016, que incluían “retirar fondos a Planned Parenthood siempre que continúen practicando abortos”.

La ley prohíbe a Planned Parenthood utilizar fondos federales, principalmente en forma de reembolsos de servicios de Medicaid (programa de seguros de salud del Gobierno), para cubrir abortos voluntarios. Sin embargo, los provida que critican a la organización afirman que los dólares federales aún permiten que el proveedor de servicios de aborto libere otros recursos para abortos.

Los ingresos generales de Planned Parenthood han aumentado en los últimos años, de casi 1.3 mil millones dólares entre 2014 y 2015 a más de 1.6 mil millones de dólares entre 2017 y 2018 y la misma cantidad se repitió entre 2018 y 2019, principalmente a través del aumento de fondos gubernamentales y donaciones del sector privado.

Las “contribuciones privadas y herencias” han aumentado 353.5 millones de dólares en el año fiscal 2015 a su máximo de 630.8 millones de dólares en el año fiscal 2018, antes de caer ligeramente a 591.3 millones de dólares en el año fiscal 2019.

El financiamiento federal de los afiliados de Planned Parenthood aumentó desde el año fiscal 2018 hasta el año fiscal 2019, y ha aumentado en general desde el año fiscal 2015.

En su informe anual para el año fiscal 2018-19, Planned Parenthood dijo que sus afiliadas recibieron más de 616 millones en dólares de los contribuyentes, un aumento del 9% del total de 563,8 millones del año anterior y un aumento del 13% respecto a dos años antes.

Las filiales de Planned Parenthood reciben principalmente dólares de los contribuyentes de “reembolsos de servicios de salud” a través de Medicaid y los programas del Title X, dijo a CNA Melanie Israel, investigadora asociada del Centro DeVos para la Religión y la Sociedad Civil de la Fundación Heritage, aunque desde 2019 los proveedores de servicios de aborto han sido “no elegibles” para fondos del Title X. 

Title X  es un programa de subvenciones federales dedicado a brindar a las personas planificación familiar integral y servicios de salud preventivos relacionados.

El Gobierno de Trump tiene la autoridad para quitar algunos fondos federales de los proveedores de servicios de aborto, dijo Israel, y ya lo ha hecho a través de cambios en el programa de planificación familiar del Title X.

En 2019, la administración de Trump eliminó efectivamente a Planned Parenthood de los fondos del Title X al actualizar los requisitos para los beneficiarios. Según la nueva norma, los beneficiarios de las subvenciones del Title X no deben compartir el mismo lugar con las clínicas de aborto y no pueden derivar a servicios de aborto, requisitos que las clínicas de Planned Parenthood se negaron a cumplir.

En lugar de cumplir con las regulaciones, Planned Parenthood se retiró del programa en agosto de 2019. Dado que ese acto ocurrió después del final del año fiscal, los ingresos confiscados no necesariamente se reflejarían en las cifras de su último informe anual.

El candidato presidencial demócrata Joe Biden, por su parte, ha dicho que restablecería la política del Title X de la administración Obama, permitiendo que las clínicas que derivan para abortos reciban nuevamente subvenciones del Title X.

Las filiales de Planned Parenthood en algunos estados también son los beneficiarios de la financiación estatal.

Por ejemplo, Planned Parenthood of Northern California informó haber recibido más de 26.5 millones solo de la oficina de planificación familiar del estado, en el año fiscal 2020. También reportó más de 14.3 millones en ingresos de Medicare y el programa estatal Medi-Cal, y más de 1.3 millones en subvenciones del gobierno.

Las filiales de Planned Parenthood también recibieron hasta $ 150 millones en préstamos del  Programa de Protección de Pago (PPP) de emergencia a principios de este año durante el inicio de la pandemia de coronavirus, a pesar de las estipulaciones del Congreso que tenían la intención de prohibir los préstamos a Planned Parenthood.

Para limitar el financiamiento federal de Planned Parenthood, el gobierno puede aprobar exenciones para que los estados bloqueen efectivamente a los proveedores de servicios de aborto del financiamiento de Medicaid, dijo Israel. 

El Gobierno de Trump ha permitido que los estados rechacen la financiación de Medicaid para Planned Parenthood, revirtiendo una normal de la administración de Obama de 2016 que decía que los estados no podían hacerlo simplemente sobre la base de que un receptor sea un proveedor de abortos.

Pero Israel dijo que, en su opinión, el Congreso también necesita usar su autoridad para despojar de los fondos federales a los abortos en otras áreas a través de una prohibición amplia del financiamiento a esta práctica, algo que aún no ha hecho.

El financiamiento federal de abortos voluntarios a través de reembolsos de Medicaid está prohibido por la Enmienda Hyde, una política promulgada con regularidad desde 1976 como un anexo a los proyectos de ley de asignaciones anuales para el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

La enmienda no es una ley permanente y los demócratas han señalado su intención de revertirla. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, prometió recientemente no incluir las protecciones de la Enmienda Hyde en los proyectos de ley de gastos el próximo año.

Algunos congresistas han intentado que las protecciones de la Enmienda Hyde sean más duraderas. La legislación redactada por el congresista Chris Smith en 2017 y nuevamente en 2019 haría que la Enmienda Hyde fuera permanente y ampliaría sus protecciones a los proyectos de ley de asignaciones para todas las agencias federales. También prohibiría los abortos en las instalaciones federales e impediría que los planes de salud subsidiados por el gobierno federal bajo la “Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio” cubran los abortos.

Los miembros del Congreso también han intentado aprobar leyes para desfinanciar por completo a Planned Parenthood. En 2017, la Cámara prohibió los reembolsos de Medicaid en las clínicas de Planned Parenthood en su principal proyecto de ley de atención médica, pero la legislación murió en el Senado. En 2018, el Senado no aprobó la enmienda del senador Rand Paul para desfinanciar a la organización.

En medio del debate sobre cómo retirar el financiamiento de Planned Parenthood, la cantidad de abortos realizados por la organización ha aumentado, incluso cuando la tasa nacional de abortos ha disminuido, dijo Israel.

En el año fiscal 2018, las filiales de Planned Parenthood informaron colectivamente haber realizado 345.672 abortos, el número más alto de abortos registrado por la organización, dijo. 

Mientras tanto, los clientes que se atienden esta organización buscando anticoncepción, servicios prenatales y exámenes de detección de cáncer han disminuido entre 2006 y 2018, como se documenta en un informe reciente de la Fundación Heritage.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets