Inglaterra: Líderes cristianos impugnan cierres de iglesias durante segunda cuarentena

Un grupo de líderes cristianos está impugnando las órdenes de cerrar las iglesias en Inglaterra y Gales, alegando que la medida viola las protecciones de la libertad religiosa y no se ha demostrado que sea necesaria para combatir la propagación de la pandemia de coronavirus.

Los más de 120 líderes de iglesias de varias denominaciones cristianas dicen que el Gobierno no ha presentado pruebas que justifiquen el trato estricto hacia los servicios religiosos.

Christian Concern, una organización que regularmente toma casos de personas que denuncian discriminación religiosa, está respaldando a los líderes en una demanda judicial contra el Secretario de Estado de Salud y Atención Social, Matt Hancock.

Los líderes religiosos dicen que las nuevas restricciones al culto público violan el Artículo 9 de la Ley de Derechos Humanos, que protege la libertad de los cristianos de mostrar su religión o creencias en el culto, enseñanza, práctica y observancia comunitaria.

El Gobierno, argumentan, no cumplió con su deber de determinar si de hecho existe un riesgo grave de propagación del COVID-19 si los lugares de culto se dejan abiertos. Las regulaciones gubernamentales han excedido los poderes de la ley de salud pública de 1984, afirman. También citan el permiso otorgado para continuar usando locales religiosos con fines seculares, pero no religiosos, argumentando que esto es contradictorio.

“Esto muestra que esta prohibición del culto colectivo es manifiestamente irrazonable”, dijo Christian Concern, y agregó que las regulaciones “convierten en un delito penal que los cristianos se reúnan para adorar u orar, o ir a la iglesia a adorar un domingo”.

Los miembros del Parlamento aprobaron el 4 de noviembre una cuarentena de cuatro semanas en Inglaterra luego de un aumento en los casos de coronavirus. Durante el confinamiento, los lugares de culto solo podrán abrir para la oración individual, con la excepción de los funerales, a los que pueden asistir 30 personas. La oración en grupo o la adoración en grupo están prohibidas.

Además de cerrar las casas de culto, se cerrarán bares, gimnasios y tiendas no esenciales hasta el 2 de diciembre. Las escuelas permanecerán abiertas.

Según las cifras oficiales más de 53.000 personas han muerto por el nuevo coronavirus en todo el Reino Unido, el mayor número de muertes en Europa. Se han notificado más de 1.4 millones de casos de infección. 

Un portavoz del gobierno defendió las restricciones y dijo que la decisión “no se toma a la ligera” y que la “acción es vital para combatir la propagación del virus”.

“Los lugares de culto brindan un gran consuelo y consuelo a las personas, especialmente durante este tiempo desafiante. Es por eso que permanecen abiertos durante este período de nuevas restricciones para la oración privada y otras funciones vitales como los funerales”, dijo el portavoz.

“Seguimos trabajando en estrecha colaboración con los líderes religiosos de alto nivel y el grupo de trabajo sobre lugares de culto, como lo hemos hecho durante la pandemia”, dijo el portavoz, según el periódico británico The Independent.

Sin embargo, la prohibición general generó el rechazo de líderes católicos, de la Iglesia de Inglaterra y pentecostales, así como de representantes del judaísmo ortodoxo, musulmanes, hindúes y sijs.

“Los gobiernos de Inglaterra y Gales han introducido ahora dos conjuntos sucesivos de medidas de cuarentena que han prohibido y criminalizado por completo el culto público comunitario, un aspecto central de la vida religiosa de los demandantes y sus congregaciones. “Con estas medidas, los gobiernos han infligido un terrible costo humano, sin una consideración rigurosa de restricciones menos onerosas, y como parte de un paquete que deja los lugares de culto abiertos a actividades seculares”, precisa la demanda.

El pastor Ade Omooba, un líder pentecostal que encabeza el grupo de 122 líderes cristianos, dijo que el tiempo presente es un “momento significativo” para la libertad de adorar en la iglesia. Dijo que el grupo pide al gobierno que “reconozca la importancia vital del ministerio de la iglesia y el principio de autonomía de la iglesia del estado”.

Christian Concern señaló el ejemplo de Alemania, donde la primera ministra Angela Merkel se negó a cerrar iglesias durante el actual cierre del país con el argumento de que hacerlo plantearía graves problemas constitucionales.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets