A los 100 años fallece sacerdote considerado “historia viva” de la Iglesia en Cuba

Este miércoles 3 de noviembre falleció a los 100 años de edad el sacerdote misionero salesiano Bruno Roccaro, quien evangelizó Cuba durante 50 años y es considerado “historia viva de la Iglesia cubana”.

“Hoy ha fallecido la historia viva de la Iglesia cubana. Italiano de nacimiento y cubano por vocación. Y uno de los hacedores del histórico Encuentro Nacional Eclesial Cubano, de 1986”, informaron los salesianos de Cuba.

“Ahora tenemos un eterno misionero que intercede por nuestro pueblo desde el cielo.

Descansa en paz padre Bruno Roccaro”, agregan.

Por su parte, el Obispo de Santa Clara, Mons. Arturo González Amador, informó que el sacerdote que vivía en su diócesis falleció “a causa de un paro cardíaco. Descanse en la paz de Dios”.

“Ayer lo ingresaron por una fractura de cadera y esperaba con muy buen ánimo a mañana para la cirugía. ¡Amigo en el cielo!", refirió el Prelado en una nota publicada en la página de Facebook de los salesianos de Cuba.

“Les invitamos a estar atentos a próximas informaciones sobre horarios de Misa de Exequias y funeral de este insigne sacerdote. ¡Descansa en paz, padre Bruno!”, concluye el texto de la oficina de prensa del Obispado de Santa Clara.

El pasado 23 de julio el P. Roccaro celebró una Misa por su cumpleaños 100 en Santa Clara, en la que afirmó que “si yo soy lo que soy, lo poco que he hecho en mi vida, no lo he hecho solo, no es obra mía, sino de los muchos que me han ayudado” y en primer lugar Dios.

Tras resaltar la importancia de la obediencia para hacer fecundo el apostolado, el sacerdote pidió a los fieles sus oraciones para que “cuando Dios quiera, pueda encontrarme con este Dios, con este ser misterioso, que tantas veces he querido conocer en profundidad”.

Breve biografía

El P. Bruno Roccaro nació en Scorzé, Venecia (Italia) el 23 de julio de 1920, es el último de 17 hijos de María Bertolín y Pedro Francisco Roccaro, una familia de origen campesino y de vida sencilla.

En una entrevista realizada por el miembro de la Oficina de Comunicación de los Salesianos de Cuba, Alejandro Satorre Morales, el P. Roccaro indicó que su familia vivía en un “clima de fe” intenso.

“Estábamos muy comprometidos en las actividades pastorales”, agregó.

El sacerdote fue aceptado como alumno externo en un colegio salesiano, al que iba diariamente en bicicleta, por encontrarse a once kilómetros de su casa, y luego de aceptar la propuesta de los superiores, ingresó al noviciado.

En agosto de 1938 realizó sus primeros votos como salesiano y fue ordenado sacerdote el 3 de julio de 1949, en medio de los cambios que el mundo enfrentaba por la Segunda Guerra Mundial.

A los 50 años de edad fue enviado como misionero a Cuba, donde se encargó de organizar los estudios de humanidades y filosofía. Además, llevó adelante el Seminario San Carlos y San Ambrosio de La Habana por 25 años.

Es recordado por su aporte en la Reflexión Eclesial Cubana (REC) que abrió el camino para el Encuentro Nacional Eclesial Cubano (ENEC) de 1986.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets