Iglesia en Kenia celebra Misa por nombramiento de primer abad benedictino en el país

La Iglesia Católica en Kenia celebró la bendición del primer abad de la Orden Benedictina en el país, sacerdote encargado de guiar a los monjes benedictinos y representarlos ante la Confederación Benedictina con sede en Roma.

El nuevo abad es el P. John Baptist Oese Imai, tiene 42 años y es oriundo de la Diócesis de Bungoma (Kenia). Es reconocido por su pasión por la música litúrgica y, un ejemplo de ello, es que fue “la mente” detrás de una canción católica muy popular en el país llamada “Jina Maria” (el nombre de María), que suele cantarse al final de la Santa Misa en el país.

El P. Baptist se desempeñaba por mucho tiempo como prior y maestro de novicios de la Orden de los Misioneros Benedictinos de San Ottillien en Tigoni y párroco de la Iglesia de San Benito en Ruaraka, ambas ubicadas en la Arquidiócesis de Nairobi.

El 14 de noviembre, el Obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Nairobi, Mons. David Kamau presidió la Misa de bendición del nuevo abad benedictino, donde participó el abad de Tanzania, el P. Martin Pambo, y otros dos abades de países africanos.

En la celebración, el P. Pambo llamó al P. Baptist a buscar siempre la fuerza de Dios para actuar con sabiduría y coraje, y no vacilar en tomar acciones severas contra miembros “demasiado obstinados” que podrían amenazar la vida de la orden de 106 años.

“Te asedio para que no seas cobarde. Amonestar, reprender y advertir cuando sea necesario”, dijo. “Nuestro fundador Benedicto dice que cuando hayas tratado de guiar a un alma que no está prestando atención a tu liderazgo, uses un cuchillo afilado para expulsarlo de la comunidad, de modo que se evite que la terquedad se propague a otros monjes”, añadió.

Explicó que “a veces tendrás que eliminar a tus propios amigos. Por eso, oramos para tener la sabiduría profética y el coraje para no actuar con prejuicios, sino para tratar a todos con justicia, para tratarnos a cada uno con misericordia y justicia sabiendo que todos tenemos debilidades”.

El abad de Tanzania también recordó al P. Baptist que su misión es ser pastor de las almas de los religiosos que le han sido confiadas. “Recuerda que eres pastor de un rebaño que no es tuyo. Te han convertido en pastor de ovejas que no son tuyas. Las ovejas pertenecen a Jesucristo”, dijo.

Le aconsejó que como abad “necesita valor profético porque si no es valiente, engañará al rebaño, engañará a la abadía y a los monjes. Necesita actuar con razón y coraje basándose en la sabiduría de Dios”. “Que Dios te llene de fuerza profética y celo para pensar con agudeza, hablar con elocuencia y actuar con sabiduría para poder guiar el rebaño que te ha sido entregado”, dijo.

Además, le advirtió que desde el principio “el liderazgo no será fácil”, sino que “es una carga pesada” comparable a la cruz  que llevará en el cuello en su nueva vestidura como abad.

“La cruz pectoral que llevan en el pecho los abades y obispos es un recordatorio de las pesadas cargas que se les han confiado. El Anillo es un símbolo de fidelidad a la misión, la Mitra un símbolo de la dignidad del cargo y el báculo pastoral es un símbolo de autoridad para proteger y traer de vuelta al rebaño”, dijo.

El P. Pambo también aprovechó para explicar que los abades no son obispos. “Los obispos son nombrados por el Santo Padre; un abad es elegido por los monjes en una abadía. Por supuesto, la elección es ratificada por la autoridad eclesial competente. Los obispos son consagrados u ordenados obispos; los abades son bendecidos”.

La jurisdicción de un obispo cubre toda la parte del Pueblo de Dios que se le ha confiado, mientras que el abad tiene jurisdicción sobre sus monjes y también debe cuidar de manera especial a aquellos que vienen al monasterio, agregó.

Finalmente, se dirigió a los fieles para pedirles que recen por su nuevo abad. “Oramos para que nuestro padre, el abad Juan Bautista, siempre diga las palabras que proceden de Dios, para que Dios pueda hablar a través de él cuando habla a los monjes y al pueblo de Dios”, concluyó.

El P. Casmir Odundo, vicario parroquial de la Iglesia de Santa María en Kabarnet de la Diócesis de Nakuru (Kenia),  destacó la importancia histórica de la bendición del P. Juan Bautista como abad en el país de África Oriental, pues según se informa solo hubo un hombre con tal título “hace muchos años”.

“Hoy se hizo historia en Kenia cuando el P. Jhon Baptist Oese Imai finalmente fue bendecido como abad […] Cuenta la historia que hace algunos años teníamos un abad en el Monasterio de Kipkelion en Kericho que pertenecía a la orden cirsterciense”, dijo en una reflexión del 14 de septiembre.

La bendición del nuevo abad se realizó luego de que en septiembre se elevara a Abadía al Priorato Conventual del Príncipe de la Paz en Tigoni (Kenia), que pertenece a los Misioneros Benedictinos de San Ottilien.

Los Misioneros Benedictinos fueron invitados a Kenia en 1972. Actualmente, se les puede encontrar en las Arquidiócesis de Nairobi y Nyeri, y en las Diócesis de Eldoret y Marsabit.

Traducido y adaptado por Cynthia Pérez. Publicado originalmente en CNA.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets