Médicos en Costa Rica lanzan campaña para declarar inconstitucional protocolo de aborto

La Asociación de Médicos por la Vida de Costa Rica lanzó una campaña para dar voz a los médicos que defienden el valor inalienable de la vida, y llamar a la sociedad para que exija a las autoridades que respondan la acción de inconstitucionalidad presentada contra el protocolo de aborto que fue aprobado en 2020.

En declaraciones a ACI Prensa, la doctora Sadie Morgan Asch, presidenta de la Asociación Médicos por la Vida Costa Rica, y miembro de Médicos por la Vida Internacional, dijo que la campaña #CostaRicaTodaVida busca “darle voz a los médicos que en concordancia con el conocimiento científico, defienden toda vida desde la concepción hasta la muerte natural” y que ahora están en riesgo de ser criminalizados de oponerse al protocolo abortista.

El 4 de diciembre del año pasado, en medio de la pandemia de coronavirus, el Gobierno de Costa Rica aprobó el “Protocolo de Atención Clínica para el procedimiento médico vinculado con el artículo 121 del código penal: Interrupción Terapéutica del Embarazo”.

La norma llama “producto” a los niños por nacer y permite a cualquier mujer que lo desee, abortar a niños de más de 24 semanas de gestación; es decir, que ya pueden vivir fuera del vientre materno, sin evaluación médica.

Al respecto, la doctora Morgan recordó que a principios del año pasado, diputados y organizaciones civiles provida como la Asociación de Médicos por la Vida presentaron a la Sala Constitucional cuatro acciones de inconstitucionalidad en contra del protocolo de aborto “terapéutico”.

“El primero fue presentado por un grupo de diputados de la República, liderado por doña Shirley Díaz. Además se presentaron tres recursos más por parte del partido Restauración Nacional y varias asociaciones civiles, como Crece por mi País y Alianza por la Vida, entre otros”, dijo.

Lamentablemente, dijo que a la fecha la acción de inconstitucionalidad contra el protocolo que presentaron aún “no se ha resuelto, pese a la gravedad de las consecuencias para la vida del ser humano en gestación, tutelada por nuestro sistema jurídico e ignorada por la norma y el protocolo de aborto impune”.

En ese sentido, la doctora Morgan denunció que la actual vigencia del protocolo abortista no solo atenta contra la vida, sino que condena penalmente a los médicos que se oponen a abortar. El protocolo “coloca al bebé en gestación en un riesgo grave para su vida y al médico en un riesgo de cometer un delito al creer que el protocolo lo ‘protege’ ante una denuncia”, dijo.

Por ello, dijo que la campaña de comunicación también busca “llevar información veraz y conforme a los lineamientos éticos que rigen la medicina, mismos que se han visto violentados en el desconocimiento de la dignidad y realidad biológica del ser humano en gestación y destrucción ideológica del vínculo madre hijo”.

En los videos promocionales de la campaña promovida desde el fanpage de la Asociación Médicos por la Vida Costa Rica, se muestran a médicos declarando sobre la defensa de la vida desde la concepción como un tema de ciencia y derechos, y en contra del protocolo de aborto.

“Los médicos por vocación y por obligación estamos llamados a defender la vida de todo ser humano. Nunca podrá considerarse un acto médico, aquel que busca acabar intencionalmente con una vida. ¡Por favor! ¡Ayúdennos a compartir, a mover corazones, a proteger la vida!”, se lee en una de sus publicaciones.

“Esperamos generar un despertar de la sociedad costarricense para que exija el respeto a nuestro marco jurídico vigente, que respeta en forma explícita todas las etapas del desarrollo humano”, dijo. “No podemos ser el país del Pura Vida, si permitimos que se nos imponga la eliminación de seres humanos, como un derecho”, subrayó.

La médico también manifestó su preocupación por la presión internacional a la que se ven sometidos muchos países de la región para normalizar el aborto como un “derecho”.

“Nos preocupa que haya organizaciones internacionales que estén utilizando mecanismos jurídicos para normalizar incluso el infanticidio como un ‘derecho de la mujer’, como es el caso de El Salvador”, dijo.

Al respecto, aclaró que “los derechos humanos son inherentes a la familia humana y nunca pueden ser regresivos”. Según la Organización de los Estados Americanos (OEA), las medidas regresivas son aquellas disposiciones o políticas cuya aplicación significa un retroceso en el nivel del goce o ejercicio de un derecho protegido.

“El protocolo es un portillo para la legalización del aborto, como ya se ha visto en otros países. Finalmente la intención de los promotores del aborto es que se puedan eliminar las vidas de los niños en gestación durante los 9 meses, en forma voluntaria y ‘libre’. Esto ya no puede ser un secreto para nadie”, subrayó.

La doctora Morgan recordó que “Costa Rica, como sede del Pacto de San José y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, no puede ni debe permitir que se cree nuevamente una subcategoría de seres humanos, que puedan ser eliminados por ideologías, deseos o voluntades de terceros”.

“Por esto buscamos hacer un llamado a la sociedad para que se manifieste por los medios que se consideren oportunos para hacer un llamado a nuestras autoridades, gobernantes y a los jueces que tienen en la mano nuestra acción [de inconstitucionalidad], para que sean firmes en la defensa de los avances realizados en torno a los derechos humanos y especialmente del ser humano en gestación y su madre”, concluyó.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets