Diócesis de Roma celebra estación cuaresmal en la Basílica de San Juan de Letrán

Como es tradición, la Diócesis de Roma celebró la estación cuaresmal en la Basílica de San Juan de Letrán el primer Domingo de Cuaresma.

Las estaciones son un antiguo rito que invitan a los fieles a detenerse para meditar sobre la Pasión del Señor antes de continuar con sus quehaceres cotidianos. Tradicionalmente los romanos se detenían, cada día de la Cuaresma, delante de una de las iglesias del centro de la ciudad en memoria de los mártires.

Este año, la Eucaristía fue presidida por el Obispo Auxiliar de Roma, Mons. Paolo Selvadagi, y acudieron principalmente a la cita del camino cuaresmal algunos representantes de las confraternidades de la Diócesis de Roma debido a las medidas sanitarias para evitar contagios del COVID-19.

Por su parte, en 2020 el entonces Obispo Auxiliar del sector centro de la Diócesis de Roma, Mons. Gianrico Ruzza, señaló que los romanos “celebramos con ánimo alegre la tradición de las estaciones cuaresmales que se unen, en la memoria litúrgica y espiritual, a la Iglesia diocesana naciente que, desde los primeros siglos de su vida, ha querido subrayar la importancia del tiempo litúrgico preparatorio a la Pascua”.

Asimismo, el director de la oficina litúrgica de la Diócesis de Roma, P. Giusepppe Midili, explicó entonces que “el recorrido de las estaciones cuaresmales en Roma expresa el deseo, la vocación y la necesidad de ser peregrinos en la ciudad en la que se vive”.

“Es un itinerario penitencial que nos ayuda a redescubrir la perspectiva de santidad a la cual estamos llamados. Nos detenemos en los lugares donde los mártires han dado la vida para redescubrir el sentido de nuestra existencia. Recorremos la vida de la ciudad de Roma y de cada ciudad, y redescubrimos que el lugar en el cual se desarrolla nuestra vida cotidiana ha sido habitado por santos, mártires…, testigos”, añadió P. Midili.

Cuaresma 2021

Este año, el Papa Francisco celebró la primera de las estaciones cuaresmales el pasado Miércoles de Ceniza en la Basílica de San Pedro del Vaticano y no, como se celebra habitualmente, en la iglesia de San Anselmo localizada en la colina romana del Aventino.

El cambio de sede se debió a que las autoridades italianas han pedido evitar cualquier tipo de aglomeraciones para evitar contagios del COVID-19. Por este motivo, tampoco se realizó la tradicional procesión desde la iglesia de San Anselmo hasta la Basílica de Santa Sabina en la colina del Aventino.

Según la tradición, en cada estación cuaresmal, “los fieles de Roma se detienen en una iglesia del centro histórico de Roma donde se encuentran custodiadas las memorias de los mártires, allí se celebra la Misa, que es precedida por una procesión durante la cual se cantan las letanías de los santos”, destacó la Diócesis de Roma.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets