Diócesis en Argentina alienta a vivir año jubilar “con corazón de Padre”

“Caminando juntos con el corazón de Padre” es el lema que acompaña el año jubilar de la Diócesis de Añatuya y que hace referencia a San José como figura a seguir.

En el 2021, al cumplir 60 años de creación, la Diócesis de Añatuya vive un “tiempo de gracia, de oración y de renovación. Por eso nos invitamos a vivirlo con intensidad, en comunidad y dando gracias por todo lo sembrado y construido en estos 60 años de vida diocesana”, escribió en la carta pastoral el Obispo local, Mons. José Luis Corral.

El lema que acompaña este acontecimiento “Caminando juntos con el corazón de Padre” “indica que estamos en movimiento, no estáticos, que seguimos el camino que otros abrieron y que seguimos a Jesús que es el Camino, la Verdad y la Vida” que “somos peregrinos”.

“Este camino no lo hacemos solos, separados y aislados, sino juntos. Ello resalta la dimensión comunitaria y eclesial donde todos somos miembros del Pueblo de Dios por el bautismo recibido”, explica la carta. 

En ese sentido, “todos protagonistas y corresponsables” comparten “la vida, la fe y la misión evangelizadora”, “todos participamos, tomamos decisiones, asumimos compromisos en escucha y discernimiento. Acogemos y sumamos a otros compañeros de camino, alentamos a los que quedan atrás, cuidamos y curamos a los heridos y a los más frágiles”. 

En ese camino “orienta la Palabra de Dios, nos nutren la oración y los sacramentos, servimos en la caridad y así somos discípulos misioneros animados con el gozo y la paz del Espíritu Santo”.

La segunda parte del lema “con corazón de Padre” señala en especial la manera “que queremos asumir en nuestra vida cristiana, es una disposición y actitud que impregna todo lo que somos y hacemos”.

Por un lado, “el corazón de Padre-Dios” es “fuente de donde brota toda paternidad y del cual todos debemos reflejar su bondad y misericordia”. 

En tanto, en el “corazón de Padre-San José” “contemplamos en su corazón de padre adoptivo de Jesús, el Hijo de Dios, el amor hecho cuidado silencioso y cotidiano en la vida oculta de Nazaret”.

“Con San José aprendemos el valor de lo simple y escondido, de la nobleza y de la valentía, del esfuerzo y del sacrificio, de la humildad y de la fidelidad. Seguramente, el corazón de San José como el de Santa María, prepararon el corazón manso y humilde de Jesucristo”, reflexiona la carta. 

En tanto, el caminar de la Diócesis de Añatuya también hace referencia al “corazón de Padre-Monseñor Jorge Gottau” quien acompaña “desde los inicios la gestación de nuestra Iglesia diocesana”.

“Padre y Pastor, preocupado por sus hijos, que vela para que a todos les llegue el pan espiritual y material”.  Él puso “los cimientos y acompaña el desarrollo sostenido de esta gran familia conformada con hermanos de muchas comunidades”, recordó el texto. 

En la carta pastoral, la Diócesis de Añatuya invita a renovar “el compromiso para que llegue a todos la alegría del Evangelio” “que nuestro testimonio de cristianos sea estímulo para que otros crean y puedan experimentar la ternura y la misericordia de Dios en sus vidas”. 

En ese sentido, los creyentes invocaron a Nuestra Señora del Valle, a San José y a San Francisco Solano, patronos de la Diócesis “para que nos ayuden a decir nuestro ‘sí’ y hacer resonar la Buena Nueva de Jesús en nuestro tiempo”.

Logo, lema y oración del año jubilar 

El logo que acompaña el año jubilar de Añatuya es obra de Juan Carlos Páez Giménez, un joven residente. 

Un corazón hace las veces de marco de la imagen. Dentro de él, a la izquierda está la figura de San José “quien custodia la vida y acompaña a la Sagrada Familia y a la Iglesia”. 

A la derecha está la figura de Mons. Gottau “primer obispo, quien gestó la diócesis y la consolidó en sus primeros 30 años”. 

En el logo también está Dios representado en el sol “que sale y alumbra a todos, que da la vida y la hace crecer, que es origen y destino de nuestra existencia en la comunión plena”. 

El camino que va entre San José y Mons. Gottau y que lleva al sol, representa “el proyecto comunitario de caminar juntos con el Señor, siguiendo las huellas de quienes nos precedieron y dejando rastros para quienes nos sucederán. Seguimos a Jesús que es el Camino, la Verdad y la Vida y Él es quien nos acompaña y conduce hacia el Padre”.

Además, se aprecia un bastón que “nos conecta con la figura de San José, de monseñor Gottau y de los discípulos-misioneros de Jesucristo”.

En San José, “el bastón a veces es representado como una vara florecida (azucena o lirio) símbolo de pureza, también es imagen de apoyo, seguridad y protección de la Virgen María y de su Hijo Jesús”; y en monseñor Gottau, “es el báculo episcopal signo de su pastoreo para guiar y orientar a la grey confiada”. 

También aparece la cruz, que “indica a Jesucristo en el amor hasta el extremo de dar la vida” y el cielo de fondo que “alude a la presencia de la Virgen María, que envuelve todo con su manto maternal”. 

El lema, el logo y una oración acompañarán las reuniones, encuentros y celebraciones diocesanas.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets