Sacerdote clama por ayuda para dar de comer a los más pobres de Lima ante cuarentena

El P. Emerson Velaysosa, párroco de la parroquia San Juan Bautista de Amancaes en el distrito del Rímac, en Lima (Perú), pidió ayuda para seguir sosteniendo 14 ollas comunes y así dar alimento a los más pobres que viven en algunos de los cerros más apartados de la capital, ante la nueva cuarentena establecida por el Gobierno de Francisco Sagasti.

Las “ollas comunes” son iniciativas de los vecinos que viven en zonas pobres, que consiste en preparar comida para todos los pobladores en base a productos donados.

El objetivo es afrontar la falta de alimentos que se hace más acuciante por la imposibilidad de trabajar, debido a la cuarentena ordenada por el Gobierno de Sagasti del 31 de enero al 14 de febrero para intentar frenar el aumento de casos de coronavirus que ha colapsado el sistema de salud.

El P. Velaysosa, que ha ayudado a las familias pobres desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020, comenzó apoyando a nueve ollas comunes y ahora lo hace con 14, de las cuales se benefician unas 1.500 personas.

“Estoy segurísimo que en estos días este número va a subir. En algún momento llegamos a dos mil personas pero luego fuimos depurando porque algunos ya podían trabajar. Ahora la situación nuevamente es terrible”, dijo el sacerdote este 5 de febrero a ACI Prensa.

El sacerdote, que lleva dos años de párroco, cuenta ahora con la colaboración de un diácono, un seminarista y una asistenta social.

Por estos días, explicó el P. Velaysosa, uno de los centros donde se preparan las ollas comunes tuvo que cerrar porque todas las personas que cocinaban enfermaron de coronavirus.

El presbítero detalló que a la semana se requieren 15 sacos de arroz de 50 kilos, 8 sacos de azúcar de 50 kilos, 24 baldes de 20 litros de aceite y 200 pollos. Para reunir estos y otros alimentos, como avena y leche, se necesita poco más de 10.500 soles, alrededor de 2.900 dólares.

Según las cifras oficiales del Ministerio de Salud, los casos de coronavirus en el país ascienden a 1.165.052, con un total de 41.753 fallecidos.

“Es importante recordar que si no se vive para servir, uno no sirve para vivir. Todos tenemos algo que dar. Llevamos más de un año colaborando con las personas necesitadas”, dijo el sacerdote a ACI Prensa.

“Sabemos que ese no es el fin principal de la Iglesia, pero queremos dar esta ayuda para ofrecer la palabra de Dios con ilusión y alegría, y que las personas la acojan del mismo modo”, concluyó.

Para colaborar con la obra del P. Emerson, puede hacer su donación a la cuenta corriente en soles en:

Scotiabank: 000-7286880; el CCI es: 009-229-000007286880-65, a nombre de la Parroquia San Juan Bautista de Amancaes, cuyo RUC es 20216326785.

También puede llamar o escribir al P. Emerson al teléfono +51 927992001.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets